Letras Pensamiento Espacio urbano Caribe Ediciones Miguel D. Mena

TALLER URBANO

Una casa diseñada por Turull y Malla, habitada por Julio Pou y hoy deparecida.

Casa Amadeo Rodríguez 1911

Fotografía de 1927 a la que se refiere el ar. Enrique Penson en su artículo. La casa de Julio Pou puede observarse en el extremo derecho.

Estado de la Casa de Julio Pou en el 2001. Puede advertirse la sombra del pico de la casa que le queda enfrente, la de Amadeo Rodríguez.

Casa Julio Pou

Arq. Enrique Penson

También en 1915, Turull y Malla edificaron, para vender, un chalé de dos plantas, ubicado en la calle Real, hoy 30 de Marzo, de San Carlos (LD, 15-11-1915 y 25-12-1915). Con esas características es una de las dos casas situadas, una al lado de la otra, en la parte este, entre la av. Mella y la calle Imbert; y dado sus tipos parecidos y posiciones vecinas, es de suponer que ambas fueron erigidas por el mismo grupo, en condiciones idénticas. De las dos viviendas, la del lado sur ha sido modificada.

La casa del lado norte no fue intervenida en su estructura, conservándose, prácticamente, como se construyó; ocurriendo su mayor cambio al colocársele un techo ligero para cubrir la parte abierta de su patio, convertido en taller. En 1998, el huracán Georges derribó algunas columnas de la verja frontal. El nivel del piso de la primera planta estaba elevado a más o menos 1.30 m sobre el terreno natural, debiendo utilizarse una escalera, amplia, para pasar de la acera a la primera planta. Estos levantamientos del primer nivel fueron comunes, a principio del siglo, en las residencias de la vecindad.

Las características de la vivienda, que determinamos antes de su desaparición, son las siguientes. Una galería, de 2.90 m de ancho, antecede a todo el frente y abarca, reducida en 1.35 m, la parte saliente noreste de la casa. El ancho total de la fachada es 19.90 ms. La galería está cubierta por una losa de hormigón armado, sostenida por columnas jónicas sin estrías, de 36 cm de diámetro. La altura piso-losa es 4.00 m.

La parte principal de la casa es la central, donde están, en orden de entrada, la sala y el comedor, separadas por un murete de 0.80 m de altura, con una abertura, en medio, de 3.00 m, para permitir el paso de las personas. Sobre el murete se apoyan seis columnas de 26 cm de diámetro, del estilo común en toda la casa. Las dimensiones de la sala, iguales a las del comedor, son 10.00 x 4.40 m. El piso de las dos áreas fue cubierto con mosaicos importados, a desemejanza del resto del chalé donde se revistió con mortero coloreado, rayado imitando baldosas. Aquí el entrepiso es de madera, con plafón de tablas machihembradas. Salvo las dimensiones generosas, esta solución de sala-comedor se utilizó mucho en las viviendas unifamiliares de la Capital y de la época. Los dormitorios están situados en el lado norte; uno de ellos mide 5.40 x 5.00 m. Miran al patio que tiene, por ese lado, seis columnas iguales a las de la fachada, soportando un techo de hormigón, para galería, que continúa paralelo a la fachada.

A la segunda planta se llega por una escalera de caracol, de madera, ubicada en la porción sur de la galería techada del patio. El segundo piso, edificado al centro, está cubierto por un techo de dos aguas, de planchas de hierro corrugado y mucha inclinación. La losa de techo de la galería delantera es usada como piso del balcón descubierto, limitado por una barandilla que tiene piezas prefabricadas de hormigón, adornadas con follaje.
Las paredes de la fachada fueron enlucidas simulando sillares.

La casa fue ocupada por la Legación haitiana, y su fotografía se reprodujo en el diario "La Opinión", con motivo de la visita del presidente del vecino país, Luis Bornó, en diciembre de 1927" (LD, 26-12-1927). Esta ocupación por la embajada diplomática señalada, permite identificar la casa con el núm. 27 de la calle Presidente Vásquez, siendo en consecuencia propiedad del Sr. Julio Pou -igual que la núm.25- como aparece en la lista de edificaciones de la citada calle conectadas al acueducto de Santo Domingo (AGN, OP. 1929. 412).

La casa núm. 27 fue demolida, en diciembre de 2003.

Enrique Penson: Arquitectura dominicana 1906-1950, tomo I. Impresora Medyabite, Santo Domingo, 2005. pp. 338.

Casa Amadeo Rodríguez 1911

En Santo Domingo no se sabe nunca cuándo será la última vez del edificio. Este había sido uno de los edificios más curiosos de la zona, por su diseño Art Noveau, por lo refresante de sus dinteles y la combinación del espacio redondo con los remates en arabescos de sus balcones. Al parecer las leyes del capitalismo salvaje dominicano son inexorables. CODETEL en un inmenso desierto de autos más del 80 por ciento de una manza donde se contenían algunos de los tesoros arquitectónicos de los primeros 30 años del siglo XX. "El desierto crece", escribió Nietzsche. ¿Tiene que seguir creciendo?

 

Ediciones CIELONARANJA, oct 2008 ::: webmaster@cielonaranja.com